Los autobuses de Londres pronto serán propulsados ​​por café

Los autobuses de Londres pronto serán propulsados ​​por café

Resulta que no son solo los vehículos eléctricos los que acaparan los titulares este año, ya que Transport for London (TFL) anuncia que un biocombustible extraído de los posos de café de desecho se utilizará para alimentar algunos de los autobuses de la ciudad a partir del próximo lunes.

La empresa de tecnología Bio-bean ha producido hasta ahora suficiente combustible a partir de posos de café para alimentar un autobús durante un año, cuando se mezcla con diesel mineral para formar un combustible B20. Esto se produce en medio del objetivo del alcalde de Londres, Sadiq Khan, de que los autobuses cumplan con el estándar de Zona de Emisiones Ultrabajas (ULEZ) para 2020, diseñado para mejorar la calidad del aire y reducir las emisiones de carbono dentro de la ciudad.

Ver artículo reciente: ‘¿Ha llegado el momento de cambiar a un vehículo eléctrico?’

El proceso de obtención de combustible del café es más simple de lo que podría pensar y funciona de la siguiente manera: Bio-bean toma los posos usados ​​de cafeterías y depósitos de café instantáneo y extrae el aceite de ellos en su fábrica. El londinense promedio bebe de 2 a 3 tazas de café al día, lo que produce 200.000 toneladas de residuos de café al año y, posteriormente, 6.000 litros de aceite de café disponibles para su conversión en biocombustible. Los sólidos restantes se convierten en gránulos de biomasa que forman una fuente adicional de combustible de madera como complemento.

Este biocombustible líquido (B20) se puede utilizar en su estado actual para alimentar los autobuses de Londres sin necesidad de modificaciones. En realidad, el café tiene un valor calórico más alto que la madera, por lo que resulta que la taza de café de la mañana podría, sin darse cuenta, beneficiar al medio ambiente, ¡así como también a sus propios niveles de energía!

A medida que los combustibles fósiles comienzan a perder popularidad, algunos argumentan que los biocombustibles tienen un papel que desempeñar en el fomento de formas nuevas y más diversas de movilidad urbana. Para definirlo simplemente, un biocombustible es básicamente una sustancia hecha de un organismo vivo que podemos usar para alimentar algo. Con la creciente presión contra el uso de cultivos alimentarios como combustible debido a la tierra requerida y la posible interrupción del suministro de alimentos, el uso de productos de desecho (por ejemplo, posos de café) se ve cada vez más como una alternativa socialmente más aceptable. Esquemas similares han tenido éxito en otras ciudades como Estocolmo, donde se han utilizado biocombustibles para alimentar 5000 automóviles (incluidos los taxis) y 300 autobuses. Los hogares reciben bolsas de diferentes colores para filtrar los desechos orgánicos del vertedero, así como también se anima a los motores y estaciones de servicio a convertirlos para permitir el uso de biocombustible.

Aunque estos biocombustibles pueden ser insuficientes para reemplazar por completo a los combustibles fósiles, también se están logrando rápidos avances en la adopción de vehículos eléctricos que formarán parte de una combinación de energía baja en carbono antes de la inminente prohibición de la gasolina y el diésel en el Reino Unido en 2040. Recientemente, Londres también ha se comprometió a desplegar 300 autobuses de cero emisiones para 2020, con 51 autobuses eléctricos a batería y un dos pisos de hidrógeno ahora en uso público.

Ver artículo reciente: ‘Coche híbrido, híbrido enchufable o totalmente eléctrico, ¿cuál es para mí?’.

El uso de biocombustibles en el transporte reduce eficazmente la producción de carbono y genera menos contaminantes dañinos. Por ejemplo, el biodiésel produce menos hollín (material particulado), monóxido de carbono, hidrocarburos no quemados y dióxido de azufre.

El uso de posos de café para impulsar los autobuses de Londres es, sin duda, un paso en la dirección correcta y, con suerte, inspirará a otros en las ciudades a monitorear su huella de carbono derivada del movimiento. Junto con el creciente número de vehículos eléctricos, esta tecnología puede desempeñar un papel fundamental a la hora de demostrar cómo las acciones locales que tomamos como individuos pueden sumarse y generar un impacto global.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.